Patria, familia, mujer. Lo que el progre-feminismo destruye. Por Elena Pérez

Aproximadamente la mitad de la población mundial somos mujeres, obviamente, la otra mitad son hombres. Partiendo de algo tan sencillo, ¿cómo es posible que la sociedad actual este completamente dominada por una lucha de géneros absurda en nombre de no se qué feminismo zarrapastroso y radical?

 

Es más, lo que podía ser cosa de un grupo de femilocas subvencionadas se ha convertido en "razón de estado". Es increíble que toda una serie de gobiernos, tanto en España como en muchos otros lugares del mundo, no sólo apoyen, sino que sostengan ideológica y económicamente toda esta locura feminoide. En España, como somos tan "guais" para todo, hemos sido de los primeros en legislar esta sinrazón. Ahí está la Ley de Violencia de Genero, que además de ser injusta, absurda, antinatural lo que realmente pretende es fomentar ese feminismo brutal, constituido por esa parte de la población femenina que vive a costa del resto de españoles a base de sustanciosas subvenciones. Realmente, al final, todas estas ideologías repugnantes tienen como fin conseguir dinero, mucho dinero. Así se sostiene y se mantiene esta autentica lucha de géneros.

 

Y es que la progresía asquerosa que se impone en todos los ámbitos de la sociedad: escuelas, universidades, juzgados, empresas, familias, parejas...tiene como fin establecer esa lucha hombre-mujer, similar a la lucha de clases marxista. El fin último, tal y como queda establecido en el Nuevo Orden Mundial impuesto desde poderosísimos y riquísimos estamentos, es destruir, separar, la pérdida de identidad, de libertad profunda. Y qué mejor que estos "movimientos" de orden mundialista tales como el feminismo, la multiculturalidad, el antipatriotismo…

 

Estas absurdas "mujeres" que en un 99% pertenecen a movimientos marxistoides, anticatólicos, proabortistas...es decir, todo lo peor, son además de absurdas, estúpidas. Creen ser parte de una revolución y no son más que marionetas en manos de poderosas fuerzas, cuyo fin es la destrucción de la identidad de las patrias. Saben muy bien que el primer objetivo a destruir es la Familia, evidentemente, la familia tradicional y católica. Aquella en que la persona nace y se forma en el ejemplo de unos padres, hombre y mujer (lo que antes era obvio ahora hay que advertirlo). Familia en la que los miembros forman una unidad que a su vez constituyen la base de una Patria fuerte y unida, nuestra Patria. 

 

En una sociedad así formada, con base en la Familia, no es tan fácil de manipular a las personas ni a las naciones, en una sociedad así formada hay respuesta ante los intereses globalizadores de organismos supranacionales dirigidos por los de siempre. Y estos de siempre saben muy bien que el movimiento feminista radical es una herramienta fantástica para la destrucción de persona, familia y Patria. Y estas estúpidas, ayudadas por lo estúpidos progres siguen como peleles el paso que les marcan.

 

Una mujer de verdad, de las que por lo visto hay pocas, sabe que NO es igual al hombre, sus cromosomas varían, su biología, su constitución y por todo ello, su papel en la vida y en la sociedad. Uno de los papeles más bonitos que una mujer puede llevar a cabo es el de madre, madre que pare, que cría, que educa junto al padre, que hace de los niños hombres y mujeres libres, con capacidad de pensar, con el espíritu dispuesto a formar una nueva familia y con ello una gran Patria.

 

Estas estúpidas se creen libres por atacar los valores tradicionales, por profanar templos católicos (no los islámicos, que esos están bien defendidos por sus "creyentes"), por matar hijos en los vientres maternos, por renegar de toda autoridad... pero siguen a ciegas a otros amos, unos amos déspotas y malignos.

 

Se dice que Lucifer, cuando no quiso servir más a Dios, pronunció el "Non Serviam". Fue expulsado del Reino de Dios y desde entonces su fin en este mundo es que los hombres seamos condenados eternamente, tal y como lo fue él mismo. Ese es el lema de todos estos movimientos ultraliberales, ateos, progresistas, marxistas, capitalistas...No quieren servir a Dios ni al Bien, pero siguen sin rechistar a los que nos quieren arrastrar al abismo. Y lo están consiguiendo. Y en esto ayudan mucho estas "mujeres" enloquecidas cuya naturaleza ya deja de ser femenina para ser una especie de engendro femiprogre.

 

A ver si se enteran algunas, la verdadera revolución es ser mujer íntegramente, respetando al hombre, no odiándole, formando con él una familia cristiana que dé al mundo, este mundo tan perdido y tan envilecido, hombres y mujeres dispuestos a amar y a servir a una gran Patria como es, ha sido y será siempre España.

 

Elena Pérez

 

#OrgullosaDeSerMujer

 

Más información

Si deséa más información, también puede contactar con nosotros por correo postal en:

Calle Sagasta, 8. 28004 Madrid.

 

Contacto

Puede llamarnos al 610 656 952

Enviarnos un mail a

 

Suscribirse

Suscríbase a nuestras noticias y le enviaremos a su correo electrónico todas las novedades.