El engaño. Por Belén Espona.

Qué harta estoy de las imposiciones "de género". Estas despelotadas mentales siguen empeñadas en discriminarnos con un día dedicado a la mujer, cuando no existe el día dedicado al hombre. Con su obsesión por condenar los piropos y la cesión del paso al pasar por una puerta, están consiguiendo que los hombres maleducados y egoistas lo sean aún más, por decreto, mientras demonizan a los que se siguen comportando como caballeros. Vivo rodeada de hombres a los que quiero y que me respetan porque yo me hago respetar y por supuesto que no estoy dispuesta a renunciar a ese cariño masculino, porque no sé vivir sin el. Están consiguiendo que haya más machismo y falta de respeto que nunca. Y cada vez a más temprana edad.

Siguen insistiendo en su afán por convencernos de que la única manera de sentirnos realizadas es el trabajo fuera del hogar... Como si trabajar en el hogar no fuera un trabajo de los más duros ¿Cómo hay mujeres que no se dan cuenta del timo que nos quieren vender?

La presunta "consecución" de los presuntos "derechos" de la mujer solo se produjo cuando al capitalismo le convino. La incorporación de la mujer al mercado laboral fue muy cómoda para los empresarios, al necesitar mano de obra más barata y con el surgimiento de los Trade Unions y los sindicatos que ponían a los trabajadores en huelga, las mujeres eran entonces mucho más cómodas de utilizar por su mayor docilidad. Las feministas no se pueden adjudicar esos engañosos logros, porque no se deben a ellas.

El hecho de que las mujeres también necesiten trabajar, al igual que sus maridos, para mantener un mínimo estado de bienestar, no se debe al movimiento feminista, sino al lavado de cerebro consumista, que obliga a tener dos sueldos para poder mantener una mínima calidad de vida.

¿Y encima nos lo venden como un logro? ¿Es un logro asesinar a un hijo para mantener ese estatus tan cómodo? ¿Quieren abortar niños por ser invasivos? ¿Y las niñas que son abortadas también son invasivas para ellas? Porque al final todo se reduce al vil metal y a la necesidad que nos han creado de tener miles de cosas que en realidad no son necesarias.

La dignidad de la mujer no se gana por gritar desnudas, ni por exteriorizar la sangre menstrual, ni por dejar de depilarse, porque eso solo es una guarrada.

La izquierda ha abandonado la lucha de clases, porque ahora ellos son los pijos y su forma de conseguir sus objetivos es volcándose en la estúpida lucha de sexos y usan el feminismo para sus fines.

Como mujer, yo no me siento representada por estas ignorantes selectivas, y me consta que como yo, la inmensa mayoría tampoco.

La forma de defender las justas reivindicaciones femeninas ante las discriminaciones reales, no pasa por la discriminación de los hombres, sino por luchar a favor de las mejoras laborales y sociales para TODOS, porque las actuales leyes laborales discriminan a todos por igual.

No necesito que estas descerebradas me salven, porque estoy encantada de mi forma de vivir, de pensar y de actuar y jamás me he sentido discriminada por el hecho de ser mujer, salvo cuando llega el absurdo día 8 de Marzo.

Y para terminar, solo decir a los estúpidos cobardes de la derecha liberal, tan amigos del nefasto termino "feminazi" y tan ignorantes como la izquierda progre, que ya quisieran estas rojas ignorantes poder ser "feminazis" de verdad, porque el Nacional Socialismo hizo por la dignidad de la mujer infinitamente más que todas estas amargadas juntas.

Qué hartazón, de verdad...

 

Belén Espona

#OrgullosaDeSerMujer

 

Más información

Si deséa más información, también puede contactar con nosotros por correo postal en:

Calle Sagasta, 8. 28004 Madrid.

 

Contacto

Puede llamarnos al 610 656 952

Enviarnos un mail a

 

Suscribirse

Suscríbase a nuestras noticias y le enviaremos a su correo electrónico todas las novedades.