De vuelta a los 90’s: Por Vicente Marín.

Más de uno cuando haya leído el titular de este artículo habrá pensado en la película de Regreso al Futuro y el famoso “Condensador de Fluzo” necesario para viajar en el tiempo, pero la verdad es que esta crisis del Covid-19 no sólo nos va a quitar a muchos de nuestros seres queridos y poner en riesgo la salud de otros muchos, sino que amenaza seriamente con devolvernos a la situación económica de finales del siglo pasado, pero con las deudas y los gastos de 2020.

Esto, que a priori pudiera parecer algo catastrofista, no está ni mucho menos alejado de la realidad, si la actual situación se alarga en el tiempo más allá de un par de meses puede llevar al traste con el crecimiento económico español de las últimas dos décadas.

Actualmente las partidas de Turismo, Construcción y Comercio suponen más del 40% del PIB de España, además a esto habría que sumarle otras partidas importantes como un 5% en Automoción y otro 5% en Ocio y entretenimiento. Otro punto importante a tener en cuenta dada la situación internacional es que el 24% de lo que se produce en España se está exportando y dudo mucho que con la situación internacional actual de cierre de fronteras estas cifras se puedan mantener.

Si miramos a nuestro alrededor todas estas actividades están ahora mismo en situación de inactividad, lo que supone un aporte del 0%, por lo que deducimos que cada mes de inactividad va a suponer una perdida aproximada de 1/12 del 60% del PIB, lo que viene a ser perder un 5% por cada mes de cuarentena.

Todo esto quedaría en algo superable a corto plazo, si el Gobierno hubiera actuado con un criterio razonable y lógico, pero nos encontramos que las políticas económicas propuestas para la crisis del coronavirus no van a hacer más que agravar la situación, en lugar de prohibir los despidos durante el confinamiento como han hecho en países como Italia, el Gobierno español ha puesto a los trabajadores a los pies de los caballos, favoreciendo los ERTE, pero no sólo eso, sino que encima exonera a las empresas que se acojan a estos despidos temporales, al pago de las cuotas de la Seguridad Social mientras que las empresas más responsables, que intentan mantener a su plantilla tienen que seguir pagándolas. Ahora pensad ¿qué harías vosotros?

Todas las ayudas que dice el gobierno aportar no son más que un ejercicio de contabilidad engañosa, los aportes a las CCAA son deudas impagadas, la aportación del fondo de contingencia o los aplazamientos inexistentes de pagos de impuestos, ya que, ¿si no se factura que se pretende aplazar? Pero eso sí, como el autónomo sin ingreso se retrase en el pago de algún otro impuesto tendrá un recargo del 3,75%.

Además de ciertas cosas que resultan ya ridículas como las aportaciones al ICO para que las empresas se endeuden más o las bonificaciones por contratos fijos en una situación en la que nadie hace un contrato y se destruye empleo a diario. Por ejemplo, en Cataluña en la última semana se han acogido 8600 empresas a los ERTE con un resultado de 152.000 empleos perdidos temporalmente, lo que viene siendo un aumento de un 40% de los parados.

Todo esto unido, nos puede llevar a una situación de entre un 40% y un 50% de paro al finalizar el confinamiento, aunque creo que en el corto plazo eso se puede reducir de forma importante, muchos de esos puestos no se recuperarán jamás, lo que nos terminará por llevar a las cifras de parados de 2012.

Hay que añadir a esto algunas medidas de carácter social, que lo único que aportan es fachada para que el actual gobierno se jacte de hablar de ayudas sociales, pero que a la hora de la verdad no tendrán ninguna eficacia. La moratoria del pago de las cuotas de la hipoteca es un claro ejemplo, ya que hay que cumplir tantas condiciones que dudo que existan muchos casos en España que se puedan acoger a ello, además teniendo en cuenta que sólo se trata del aplazamiento de UNA cuota.

En ningún caso se ha tenido en cuenta a los más vulnerables, familias enteras que perderán sus empleos y viven de alquiler y pongo un ejemplo muy claro, una familia con dos hijos, en la que ambos cónyuges cobraban el SMI y cuyas empresas se acogen a un ERTE, con un alquiler en Madrid por 900 euros, estas personas verán reducidos sus ingresos a 1200 euros aproximadamente, pero tendrán que seguir pagando el alquiler sin posibilidad de buscar un empleo. Ahora que venga cualquier representante del Gobierno a explicarnos cómo una familia de 4 miembros, son capaces de subsistir entre la ruina económica y la incertidumbre social.

Toda esta situación que he descrito antes, desde mi punto de vista solo tiene un resultado posible, que es la pérdida absoluta de nuestra soberanía social y económica, es muy probable que el año 2020 acabe con una caída del PIB del 20%, un paro cercano al 30% y una deuda del 150% sobre el PIB.

En definitiva, el Gobierno no ha hecho más que medidas para las grandes multinacionales y se ha olvidado de los de siempre, de los de abajo, de los trabajadores y de sus familias, cada vez más precarios y más abandonados por todos los gobernantes y políticos de turno, sólo me queda decir que no desesperéis, aunque sólo veáis tinieblas “VOLVERÁ A REIR LA PRIMAVERA”.

 

Vicente Marín

 

Más información

Si deséa más información, también puede contactar con nosotros por correo postal en:

Calle Sagasta, 8. 28004 Madrid.

 

Contacto

Puede llamarnos al 610 656 952

Enviarnos un mail a

 

Suscribirse

Suscríbase a nuestras noticias y le enviaremos a su correo electrónico todas las novedades.