8 de Marzo. ¡Ay de ti Manolo!

¡Qué alegría! ¡Qué alboroto! Después de 365 días oprimidas, bueno este año 366 que es bisiesto, llega de nuevo el 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora en el que las feministas vuelven a tomar la calle de la mano del marxismo cultural. 

 

Hay que estar loco para querer perderse ese espectáculo de mujeres con los pechos al aire, axilas sin depilar, y no con medias de colores como decía la canción, que éstas por no llevar no llevan ni ropa interior porque todo les oprime, sino con la cabellera teñida de morado que eso da más fuerza a sus reivindicaciones.

 

Bueno, hay algunas que llevan velo, sí, he dicho velo, las mismas que en sus países no se atreven a levantar la voz, vienen aquí a darnos lecciones de lo que es el machismo, porque ya se sabe el violador eres tú, sí, tú, hombre blanco y heterosexual.

 

¡Ay de ti Manolo, para lo que has quedado! ¡Para hacerles la cena! Porque a ti Manolo te piden que limpies, que planches, que cocines, pero ellas no saben hacer un huevo frito, ya está su madre en casa que les lleva los tuppers.

 

Y ya sabes que si las quieres acompañar habla bajo y ponte en la última fila.

 

Por si acaso no te ilusiona el panorama, Manolo, quiero contarte que este año el 8 de marzo viene con sorpresa, tenemos un Ministerio de Igualdad, sí, sí, lo que estás oyendo, yo no sé si has oído hablar de la brecha salarial, el techo de cristal, y otras cosas por el estilo, te voy a dar un disgusto, pues no existe.

 

Hace muchos años que las mujeres alcanzamos los mismos derechos sociales que los hombres en España, pero ese es otro tema, que me estoy perdiendo, lo que de verdad quiero contarte , es que a partir de ahora vas a tener que llevar un notario contigo cada vez que te acerques a una mujer para que dé fe de que ella ha dicho sí y no acabes preso.

 

¡Cómo lo oyes! Ah, y ni se te ocurra decirle guapa o viva la madre que te parió, que te cae la perpetua.

 

Y digo yo ... que ¿cómo lo ves tú Manolo?, porque yo siendo mujer pienso que esto del feminismo actual es cosa de locas.

 

Me dicen mis vecinas que tengo que hacerme feminista, porque ellas nunca se han sentido tan libres, que me olvide de mi marido de mis hijos y me libere del yugo del heteropatriarcado, pero yo no lo veo claro... no les veo felices cuando salen a pasear el perro en el único rato del día que les queda.

 

Y entonces me da por pensar ¿quién en su sano juicio pretende un enfrentamiento entre hombres y mujeres y con qué fin? No es que yo sea una conspiranioca, que lo soy , pero esto suena raro, raro.

 

¡Que quiere llegar a casa borracha y sola me dice la de enfrente! Yo estaré antigua, pero me gusta mucho más estar al calor de mi hogar y siempre me ha gustado tener la cabeza en su sitio que el alcohol nubla la mente y además me tengo mucho respeto a mí misma . El mismo respeto que tengo a los hombres que forman parte de mi vida , a mi padre, a mi marido, a mi hermano, a mis hijos , a mis amigos y el mismo respeto que recibo de todos ellos, que el respeto también hay que ganárselo.

 

Y a ti también Manolo, a ti también te respeto aunque no te conozca, porque si algo saco en claro de esta vorágine que es el femimarxismo, es que hombres y mujeres no somos iguales, pero tampoco somos enemigos y ambos somos necesarios para construir una sociedad sana.

 

No te dejes engañar.

 

Carmen Marín

 

Más información

Si deséa más información, también puede contactar con nosotros por correo postal en:

Calle Sagasta, 8. 28004 Madrid.

 

Contacto

Puede llamarnos al 610 656 952

Enviarnos un mail a

 

Suscribirse

Suscríbase a nuestras noticias y le enviaremos a su correo electrónico todas las novedades.